PAS…ciencia

Desde hace algún tiempo se habla de un nuevo rasgo, que no síndrome ni trastorno ni patología -importante recalcar- que son las personas PAS o, lo que es lo mismo: Personas Altamente Sensibles.

Pero…

¿Qué eso de PAS? ¿Qué es aquello que, según los estudios, poseerían el 15-30% de la población?

El término nace en 1991 de la mano de los psicólogos Arthur y Elaine Aron que, tras ser los primeros en realizar una investigación sobre este rasgo, llegaron a la conclusión de que lo primero que debemos conocer sobre las personas altamente sensibles es que tienen una mayor actividad del procesamiento sensorial.

¿Esto qué quiere decir?

Elaine Aron nos ha dejado 4 puntos esenciales que nos aclarará dudas. Estos son:

  1. Profundidad del pensamiento. Tienen mayores habilidades para elaborar pensamientos detenidamente, analizar situaciones, comparar información, recoger nueva y tomar decisiones lo más adecuadas posibles.
  2. Gran emocionalidad y empatía. Aquí entraría en juego la ínsula. Parece que esta parte del cerebro que está en contacto con el sistema límbico, en las personas PAS trabaja al pie del cañón para contribuir a que tengan una mayor sensibilidad a la hora de reconocer emociones en ellxs mismxs y en lxs demás. Todo ello, junto con una mayor actividad de las neuronas espejo, facilitan que también se pueda decir que tienden a tener una mayor empatía.
  3. Sensibilidad para las sutilezas. Son capaces de percibir olores, sabores, texturas, aspectos visuales y detalles sutiles del entorno que, quizá otrxs, no captarían con la misma facilidad o, directamente, no percibirían. Por ejemplo, una persona PAS puede sentirse realmente molesta e incómoda en ambientes con mucho ruido, en aglomeraciones o en lugares muy iluminados. Probablemente, tienda a evitarlos.
  4. Sobreestimulación o saturación. Si bien es cierto que una persona PAS tiene mayor capacidad de percibir y procesar información, lo cual le puede resultar muy beneficioso, si no aprende a regular la sobreinformación puede terminar sobresaturada. Incluso, los especialistas nos explican que podrían tener mayores posibilidades de sufrir estrés, crisis de pánico, ansiedad generalizada y/o depresión por esa avalancha de información. De ahí que sea necesario para ellxs tomarse momentos de descanso para volver a un equilibrio que le permita continuar con lo que esté haciendo…o con la vida misma.

En la línea del tercer punto, otro aspecto muy interesante de las personas altamente sensibles es que van a tener más sencillo realizar tareas relacionadas con la creatividad y el arte, quizá…por esa característica de ir más allá de lo que otrxs son capaces de ver, percibir y sentir.

Actualmente, existe un cuestionario orientativo -recomendable hacer uso de él bajo supervisión psicológica, vamos, con tu terapeuta y si lo ve oportuno- en la página https://pasespana.com/ , donde también podréis encontrar mayor información sobre el tema en cuestión.

Como digo, es orientativo. Se necesitaría información complementaria para confirmar que pertenecéis a ese porcentaje de la población.

También existe un cuestionario -orientativo- para evaluar a lxs niñxs, que en este caso pasarían a nombrarse NAS (Niñxs Altamente Sensibles). Recordad que al ser un rasgo de personalidad, este se manifiesta a edades ya tempranas, ¡incluso cuando estamos dentro de la barriguita!

Si te ha parecido interesante, puedes compartirlo. Si no…te agradezco igualmente que hayas llegado hasta aquí.

¡Buen fin de semana!