Sálvese quien pueda…

Consejos para una relación de pareja saludable

…Dice la famosa frase que a toda generación nos ha perseguido, ¿o no? Venga, dime que no la has escuchado alguna vez en la voz de otrx o en la tuya. Y es que…podrá ser súper útil para muchas cosas -para correr si viene un león “¡Chavalxs, sálvase quien pueda!”, pero cuando hablamos de relaciones de pareja…me da a mí que el mal augurio viene solito después de pronunciar el dictamen.

Y…de “predecir” fracasos matrimoniales parece que están más que preparados lxs muchachxs de los que os hablaba el lunes en la recomendación bibliográfica: John Gottman y Nan Silver. Gracias a, como ellos lo llaman, su laboratorio del amor, tenemos un estudio más que fiable sobre qué es lo que hace que una relación de pareja prospere o se vaya derechita a la casilla de salida.

¿Quieres saberlo?

Si la respuesta es “sí”, puedes seguir leyendo.

Si la respuesta es “no”, ¿estás segurx de ello? Estoy a punto de contarte algo que te puede iluminar… 😀 Y de forma muy breve para que no haya margen a pensar que es un tostón este post. ¡Va, quédate!

Bien, Gottman y Silver explican el éxito en una pareja a través de 7 reglas de oro que, de forma muy breve, voy a revelarte (apunta):

  1. Primera regla: “Mejora tus mapas del amor”.
    • La primera regla te dice que tienes que tener un hueco en tu mente para almacenar toda la información relevante sobre la vida de tu pareja. Es decir, CONOCERLA -de verdad-: conocer eventos importantes de tu chicx, sus objetivos, sus deseos, sus miedos, sus personas importantes, lo que le gusta, lo que no… ¿sigo? Cuanto más conozcas a tu pareja y mejor uses ese conocimiento, más unidx te podrás sentir a ella. Según Gottman y Silver, “las parejas que cuentan un detallado mapa del amor, están mucho mejor preparadas para enfrenarse a las dificultades y conflictos”.
  2. Segunda: “Cultivar el cariño y la admiración”.
    • Seré breve: sin cariño y admiración hacia la otra persona, lo tenéis chungo. Coge un cuenco de cerámica y tíralo al suelo… difícil devolverlo a su estado natural, ¿verdad? Pues…algo así…
  3. Tercera: “Acercarse al otro”.
    • Acercarse al otro, con pequeños detalles frecuentes -dejarle una nota para cuando llegue a casa diciéndole lo que sientes por ella, escucharla cuando lo necesita, seguirle el royo en una conversación trivial, contemplar juntos un paisaje… ¡no sé! Seguro que se te ocurren muchas cosas más- es la base de la conexión emocional, la pasión y una vida sexual satisfactoria.
  4. Cuarta: “Deja que tu pareja te influya”.
    • Haz sentir a tu pareja que te importa su opinión en tus cosas. Escúchala, valora lo que te expresa y sed un equipo. Los estudios demuestran que lx miembrxs de una pareja que se dejan influenciar por la otra parte de la pareja, tienen relaciones más felices y satisfechas.
  5. Quinta: “Resuelve los problemas solubles”.
    • Ante conflictos que puedan surgir, nuestrxs protagonistas nos cuentan que debemos seguir los siguientes pasos:
      1. Suaviza el planteamiento de la discusión.
      2. Aprende a ofrecer y recibir intentos de desagravio
      3. Tranquilízate tú mismx y a tu pareja.
      4. Llega a un compromiso.
      5. Sé tolerante con los defectos de tu pareja.
  6. Sexta: “Salir del estancamiento”
    • Con esta regla, no se aspira a solucionar el problema, sino que lo que se busca es salir del estancamiento que hace evitar el asunto que os separa para favorecer el diálogo y, sí, de nuevo…actuar como equipo y no como adversarixs. Habrá momentos en los que tengáis aspiraciones, sueños, deseos, motivaciones diferentes. Ello no quiere decir que sea algo irreparable, quiere decir que requiere de vuestro esfuerzo y compromiso para encontrar la manera de entenderos y que ambas partes queden satisfechas. Eso es una relación emocionalmente inteligente.
  7. Séptima: “Crear un sentido de trascendencia”.
    • Gottman y Silver nos cuentan que una relación de pareja no consiste solo en compartir la educación de los hijos, dividir tareas y compartir un ratito de cama, necesita sentir que están creando su propia cultura, que están creando una vida interior juntos, que comparten símbolos, valores, formas de prensar…que va más allá del hoy y se proyecta en el mañana.

¿Qué tal te ha parecido? Mi intención con este post es acercarte un poquito al mundo de las relaciones saludables, que reflexiones -si tienes pareja- sobre la misma; que, si no la tienes, tengas claro qué es lo que hace que una relación de pareja prospere…que rompamos un poquito con algunos patrones tóxicos que nos alejan más que acercarnos…

Por último, y como pequeña crítica al libro, diré que en todo momento se habla de relaciones heterosexuales lo que no quita que valga para cualquier tipo de pareja.

¡Ah! No te he hablado de los Cuatro Jinetes del Apocalipsis que también mencionan. ¿Te lo cuento en otro post?

¡Gracias por leerme!